Primera Ofrenda de flores a San Vicente Ferrer en su Casa Natalicia.



Por fin, la Junta Directiva del Altar de Ruzafa vio realizada una hermosa ilusión que tiempo ha, acariciaba. La Ofrenda de Flores a San Vicente Ferrer en su Casa Natalicia.

El día 26 se abril de 1954, Festividad del mismo ( no sin dar antes conmovedor homenaje de amor y pleitesía al Rey de los Cielos a su regreso al Templo Parroquial de San Valero, después de haber impartido su alimento espiritual a los enfermos impedidos de la feligresía), esta Asociación integrada por la totalidad de sus Directivos, con su magnífica Bandera al frente rodeada "xiquets del miracle", acompañada de sus dignas clavariesas y un nutridísimo grupo de señoritas ataviadas con el rico traje regional y bordadas mantillas de encaje, luciendo escogidos ramos de flores de nuestros jardines, con banda de música, iniciaron su marcha desde la plaza de Ruzafa.

El brillante cortejo al son de alegres pasodobles, desfilaba por las principales calles de la ciudad, depositando un precioso ramo de flores, prendido de bella cinta con colores regionales e inscripción alegórica, en un emotivo y fraternal acto de hermandad Vicentina, a los pies de San Vicente Ferrer en cada uno de los Altares de nuestra Ciudad, plaza del Pilar, plaza del Mercado, Tros-Alt, plaza del Carmen, plaza de la Virgen y el antiquísimo de la calle del Mar, llenando de luz, júbilo y belleza, fecha tan memorable, siendo cumplimentados al efecto por los diferentes Presidentes de las mencionadas Asociaciones.

Finalmente se llegó al querido "Pouet de Sant Vicent" siendo cumplimentados y recibidos por los Rvdos. PP. Dominicos que custodian tan preciada joya, llenando por completo el recinto de la Santa Capilla en cuyo Altar fue descargada la preciada flor a nuestro Santo Patrón como acto de amoroso homenaje y devoción.

El Rvdo. P. Tortajada, después de impartir su bendición dando a besar la Reliquia que se venera en este lugar a toda la comitiva, dirigió emocionado su cálida palabra, en agradecimiento a la deferencia que este Altar de Ruzafa en esta Ofrenda de Flores mostraba a San Vicente Ferrer, conminando al mismo tiempo para que esta fuese el estímulo de otras sucesivas y a ser posible ampliada por la cooperación del resto de los Altares como homenaje y honor al hijo preclaro Patrón de Valencia, San Vicente Ferrer.

Los fieles que llenaban la Capilla, embriagados por tanta luz y belleza, prorrumpieron en fervorosos "Visca Sant Vicent Ferrer" que con lágrimas en los ojos conmovieron tantos corazones.

La comitiva regresó a los sones de la música a su punto de partida "Altar de Ruzafa" donde depositó como digno final, tam¬bién un ramo, a los pies de su San Vicente con lo que terminó esta primera Ofrenda de Flores, acto que perdurará para siempre en el corazón de los valencianos que lo contemplaron, amantes de San Vicente Ferrer.